domingo, 9 de abril de 2017

EDICIÓN No. 130. Reflexión. Un nuevo ataque imperialista a base de mentiras

El pueblo sirio manifestandose en apoyo a su presidente Bashar Al Asad.

EL ATAQUE CRIMINAL DE
TRUMP CONTRA SIRIA

Por Luis Alfonso Mena S.
En la noche del 6 de abril, Donald Trump agredió a la República Árabe Siria, con cuyo Gobierno laico y liberal no han podido ni el imperio gringo, ni los países de la Otan aliados de éste, ni el tenebroso gobierno de Turquía, ni el sionismo asesino de Israel, ni las monarquías reaccionarias y plutocrática del Golfo Pérsico, todos cómplices, de una forma o de otra, de los terroristas denominados ‘Estado Islámico’ (Isis), que los sirios combaten con pundonor.

Los medios de las élites amanecieron aplaudiendo todos, sin investigar, arrastrándose tras la mentira oficial: que el Gobierno de Bashar Al Asad había usado armas químicas contra su pueblo y por eso “merecía” el ataque de misiles hecho desde una base estadounidense en el Mediterráneo.

FORO PAZÍFICO NOTICIAS TRES AÑOS


La entrevista con Luis Alfonso Mena S., en Pazífico Noticias (53)

ILDEBRANDO ARÉVALO: DETRÁS DEL BOMBARDEO CONTRA SIRIA ESTÁN LOS APETITOS POR EL PETRÓLEO

La entrevista con Luis Alfonso Mena S., en Pazífico Noticias (52)

ALBERTO RAMOS: HAY TRÁFICO DE INFLUENCIAS Y CORRUPCIÓN EN EL TRATO DE LOS PROBLEMAS AMBIENTALES

La entrevista con Luis Alfonso Mena S., en Pazífico Noticias (51)

MILTON HENAO: ALGUNOS MEDIOS CONVIRTIERON LA TRAGEDIA DE MOCOA EN UN SHOW

La entrevista con Luis Alfonso Mena S., en Pazífico Noticias (50)

SEBASTIÁN  VARGAS: EL SÁBADO 8 DE ABRIL HAREMOS UN CONCIERTO EN SOLIDARIDAD CON MOCOA, EN EL BULEVAR DEL RÍO

La entrevista con Luis Alfonso Mena S., en Pazífico Noticias (49)

CAPITÁN (R) FEDERICO ROJAS: MOCOA NECESITA LA AYUDA DE TODOS LOS COLOMBIANOS

miércoles, 5 de abril de 2017

EDICIÓN No. 129. Reflexión. A propósito de la marcha urbista

Mientras el país se encontraba consternado y compungido por la tragedia que azotó a Mocoa, el urbismo desarrollaba su desfile de odio, buscando desunir aún más a los colombianos. (Fotos: Revista Semana).

ODIO, EN MEDIO DE LA TRAGEDIA

Por Luis Alfonso Mena S.
Mientras el país se debatía entre el estupor y el dolor, por la terrible tragedia ocasionada por el desbordamiento de los ríos que rodean a Mocoa, capital del departamento del Putumayo, en Bogotá, Medellín, Cali y Montería el uribismo desfilaba haciendo gala de odio, mentiras y devastación ética contra la paz y la reconciliación entre los colombianos.

En Bogotá, el presentador del acto uribista realizado en la Plaza de Bolívar les deseaba la muerte, micrófono en mano, a sus contradictores en el Gobierno y en el Congreso de la República; en Medellín, el asesino John Jairo Valásquez, alias Popeye, jefe del ejército de sicarios de Pablo Escobar, se exhibía muy orondo en el epicentro del desfile de los paisas que lideraba el mismísimo Álvaro Uribe y se afirma que varios participantes, sin pudor alguno, se fotografiaban con el criminal; y en Montería, un oscuro senador uribista, Daniel Cabrales, enceguecido por el odio, en el colmo de los disparates, le atribuía a las Farc ¡el desbordamiento de los ríos en Mocoa!

En opinión de muchos colombianos, no cabe duda de que el uribismo se encuentra en una etapa delirante con tendencia a la demencia, pues incurre en las más absurdas y descabelladas invenciones para tratar, en vano, de desacreditar todo lo construido hasta ahora en el proceso de paz colombiano.

Y en ese marco, incluso, incurre también en la agresión a periodistas, a quienes, a pesar de toda la difusión que éstos hacen de cuanta declaración profieren Uribe y sus adláteres, los califican de "vendidos" y "enmermelados", como ocurrió en Cali y en otras ciudades del país.

Hoy todos los esfuerzos de los colombianos deben orientarse a la solidaridad con los hermanos de Mocoa, que padecen los estragos de la naturaleza y de la imprevisión del Estado a lo largo de su historia.

Al uribismo hay que dejarlo en su soliloquio alucinante, de extrema derecha, irracional.


Jamundí, Valle del Cauca, domingo 2 de abril de 2017.


Informe. Los desastres naturales que han golpeado a Colombia

LAS OTRAS GRANDES TRAGEDIAS EN LA COLOMBIA CONTEMPORÁNEA: POPAYÁN, ARMERO, ARMENIA

Por Santiago José Mena Cárdenas
Colombia ha sido escenario de varios desastres naturales a lo largo de su historia, los cuales han cobrado la vida de miles de compatriotas en varias regiones del país. Terremotos y avalanchas han sido las eventualidades de la naturaleza que más han causado estragos. Veamos cuáles han sido algunas de las más graves.

El 31 de marzo de 1983, en pleno Jueves Santo, Popayán fue sacudida por un terremoto de magnitud 5,5 en la Escala de Richter, el cual sorprendió a sus habitantes a las 8:13 minutos de la mañana y tuvo una duración aproximada de 18 segundos. Su fuerza destructora, además de la magnitud, fue la profundidad del mismo, solamente 4 km. Dicho terremoto causó la muerte de 300 personas, dejó más de 10.000 personas damnificadas y cuantiosos daños en la infraestructura de la ciudad.

El 13 de noviembre de 1985, días después de la toma del Palacio de Justicia en Bogotá, se produjo la tragedia de Armero. La misma fue provocada por la erupción del Volcán Nevado del Ruiz, la cual ocasiono un deshielo del 10% de la capa glaciar de la montaña que genró un gran flujo de lodo, arena y escombros. Estos elementos descendieron por las laderas del nevado a una velocidad de 60 km/h y se encaminaron por los ríos circundantes, golpeando sin contemplación al municipio de Armero, ubicado a 50 km del Volcán, en el departamento del Tolima. La tragedia ocasionó la muerte de más de 20.000 personas en una ciudad de 29.000 habitantes para la época.

El 25 de enero de 1999, a la 1:19 de la tarde, Armenia fue sacudida por un terremoto de magnitud 6.4 en la Escala de Richter, con una profundidad de 16 kilómetros. El sismo, que fue posteriormente seguido por 14 réplicas de menor magnitud, ocasionó más de 1.500 víctimas fatales, según los reportes de las autoridades, más de 4.000 heridos y la semidestrucción de la ciudad.


La más reciente tragedia natural impactó con todo su vigor a la capital del departamento de Putumayo, Mocoa, en la noche del viernes 31 de marzo de 2017, cuando las incesantes lluvias que han impactado al suroccidente colombiano generaron precipitaciones de agua, lodo y piedras que hasta el momento han dejado más de 200 víctimas fatales, miles de damnificados y 17 barrios cercanos a los ríos Sagoyaco, Mulato y Mocoa arrasados.