sábado, 23 de mayo de 2015

EDICIÓN No. 68. Entrevista. Habla Ancízar Hernández, motorista líder de la toma de la Catedral de Cali

Momento en que Ancízar Hernández, líder de los motoristas despedidos por la empresa Coomoepal, dialogaba con el director de PARÉNTESIS. (Foto: Carlos Alfonso Victoria M.).

“Somos sacrificados por una oligarquía
que atropella nuestros derechos”

Por Luis Alfonso Mena S.
Ancízar Hernández es uno de los miles de motoristas que años atrás movilizaban a los caleños conduciendo los buses del transporte público con nombres de colores: los Blanco y Negro, Azul Plateada, Rojo Crema, Gris San Fernando, Verde Bretaña, Azul Crema, Verde San Fernando, Amarillo Crema, Gris Roja…

Y hasta hace poco era conductor de otra de esas empresas, la Coomoepal, de la que, denuncia, fue despedido con otros 420 compañeros, sin que les reconocieran sus derechos. Ya no les permiten ganarse la vida laborando en las busetas verdes de la Coomoepal.

Por eso, para reclamar que los dejen trabajar y ante la falta de atención a sus reclamos, él y 45 compañeros más decidieron tomarse pacíficamente la Catedral Metropolitana de Cali, el martes 12 de mayo

El Masivo Integrado de Occidente, MIO (el Transmilenio caleño), exige que todos los buses tradicionales salgan de circulación, así las flotas de sus operadores no cumplan con las enormes necesidades de una ciudad de más de dos millones y medio de habitantes, como lo es Cali, y aún los requiera, en lo que podría ser una solución multimodal.

Luego de casi dos semanas de toma de la iglesia, hasta ayer no se vislumbraban soluciones, ni la empresa ni el Gobierno Municipal ni el Ministerio del Trabajo ni los dueños del MIO se reunían con ellos.

El único que les ha prestado atención ha sido monseñor Darío de Jesús Monsalve, el arzobispo de Cali, por cuya intermediación, fundada en su sentido social y humanista, se ha frenado su desalojo, según reconoce el propio Ancízar Hernández.

Desde las afueras de la iglesia, situada en la Calle 11 con Carrera 5, en una esquina de la Plaza de Caycedo de Cali, hablamos con él, aprovechando las rendijas del portón del principal centro católico de oración de la ciudad.

“Somos conductores afectados y sacrificados por la oligarquía, por este monopolio, por los ricos de la ciudad que atropella los derechos del pueblo”, es lo primero que nos dice. Y reclama la solidaridad de los demás motoristas que, confiesa, ha sido escasa.

Según Hernández, uno de los pocos que les ha brindado solidaridad plena es del arzobispo de Cali.

-- ¿Qué están reclamando con esta toma de la Catedral del Cali?
-- Lo único que estamos pidiendo es el derecho al trabajo, continuidad laboral, o, en su defecto, la indemnización como corresponde conforme a la Constitución de la República.

-- ¿Hasta cuándo laboraron ustedes?
-- Laboramos hasta el once del presente, cuando fuimos vilmente atacados por la Fuerza Pública. Fue necesaria la presencia del Esmad de la Policía y de guardas de tránsito para sacar de las calles a unas personas cuyo único objetivo era laborar y llevar el sustento diario a sus familias. Fuimos tratados como delincuentes en Cali.

-- La Alcaldía ha dicho que ustedes podrían ser empleados como conductores del MIO. ¿Qué responden?
-- Son 80 cupos los que están ofreciendo y el 90% de los aquí presentes tenemos multas de dos millones de pesos en adelante y es un requisito estar a paz y salvo. Y, como en el caso mío, que tenemos 50 años y más… Y supongamos que nos contraten, pero por haber sido revolucionarios en materia de la defensa de los derechos del pueblo, nos buscan la caída a los dos o tres meses y otra vez quedamos en las mismas.

-- ¿Cuál ha sido la respuesta del propietario de la empresa?
-- El dueño gerente de Coomoepal fue muy visible durante décadas. En estos momentos es invisible ante la problemática y simplemente optó por no defender la empresa y tirarnos a la calle.

-- ¿Cuántos motoristas se encuentran cesantes por efectos de la desaparición de las empresas de buses?
-- Tan solo de Coomoepal hay 420 desempleados. Respecto de las demás empresas, se supone que hay unas 700 busetas, unos 1.400 motoristas que no han apoyado la causa justa, pero ellos van para allá, a ellos les queda un cuarto de hora más.

-- ¿Cuál ha sido el apoyo de los demás transportadores?
-- El apoyo ha sido muy mínimo, ni en materia económica, para soportar la causa del movimiento, ni mucho menos presencialmente.

-- ¿Entonces, quiénes les han prestado solidaridad?
-- Hasta el día de ayer, algunos vehículos que sagazmente salían a laborar y hacían algún aporte para nosotros. En este momento contamos con menos apoyo que el día de ayer.

-- ¿Cuál ha sido la actitud del Arzobispo de Cali?
-- Gracias al apoyo y a la presencia del Arzobispo de Cali es que estamos aquí. Ha sido el único, de todos los que se han pronunciado, que realmente ha estado dispuesto a defender la causa de los justos, que es la causa de los motoristas de Coomoepal.

-- ¿Qué les ha dicho el Gobierno de Cali?
-- En las diferentes declaraciones que han dado a los medios dicen: “Se van porque se van”, pero no nos ofrecen ningún tipo de soluciones. Por eso nos radicalizamos y aquí permaneceremos hasta que salgamos con algo justo, que salgamos con una indemnización, que nos den lo que nos corresponde a los motoristas por diez, once, doce, quince, veinte años de servicio a la comunidad.

-- ¿Hasta cuándo piensan llegar?
-- La idea es llegar hasta lo último, hasta donde sea necesario. El tiempo es indefinido. Puede ser mañana o dentro de una semana…

-- ¿Cómo están haciendo sus familias para sobrevivir?
-- En estos momentos tenemos problemas económicos. Hay compañeros que esta es la hora que tienen uno, dos, tres meses de arriendo vencidos. El problema no viene de ahora sino de tiempo atrás, por la salida y chatarrización de tantos vehículos.

-- ¿Le han planteado a la Alcaldía la necesidad de mantener los buses en circulación para complementar el servicio del MIO?
-- Ese ha sido el tema inicial de todo. Pero en Cali, el alcalde Guerrero y el secretario de Tránsito Hadad están confabulados con la oligarquía, con el monopolio, con el empresariado, sin importar por encima de quien vayan a pasar, sin importar el hambre y la miseria del pueblo caleño.

Tan pronto terminamos de hablar, Ancízar Hernández regresa a la opacidad del interior de la Catedral, mientras en las afueras, en la Plaza de Caycedo, siguen los familiares de los ocupantes y algunos líderes sociales clamando solidaridad, y en las autopistas, avenidas y calles de la ciudad los gigantes articulados del MIO continúan su discurrir, en un interminable ir y venir del monótono color azul, que borró no solo la alegre multiplicidad cromática de los buses de la Cali de hace poco, sino que también acabó con la tranquilidad de centenares de familias de motoristas pobres, hoy en el asfalto.


Cali, sábado 23 de mayo de 2015.

Padres de familia agobiados por el desempleo y el irrespeto a sus derechos laborales permanecen en la Catedral de Cali a la espera de que haya solución a sus reclamos por parte de Coomoepal, la Alcaldía y el MIO. (Foto: Luis Alfonso Mena S.).

Casi dos semanas completa la toma pacífica de la Catedral de Cali por parte de 46 motoristas desplazados por el MIO y despedidos sin reconocimiento de sus derechos laborales. (Foto: Santiago José Mena C.).
La solidaridad espontánea del pueblo caleño se ha expresado durante los días de la toma frente a la Catedral, pero falta el apoyo decidido del gremio de los conductores de otras empresas de busetas de Cali. (Foto: Santiago José Mena C.).


martes, 19 de mayo de 2015

EDICIÓN No. 67. Noticia. Una semana cumple toma de la Catedral de Cali por conductores


Uno de los actos de solidaridad promovido por el Sindicato de Trabajadores de Emcali, Sintraemcali, en la Plaza de Caycedo, donde queda la Catedral de la capital del Valle.


Crisis del transporte en Cali, sin vías de solución

Por Luis Alfonso Mena S.
En Cali, continúa la protesta de los trabajadores de la empresa de busetas Coomoepal desplazados por el sistema de transporte masivo denominado MIO, quienes ocupan desde hace una semana la Catedral Metropolitana San Pedro.

A pesar del paso de los días, la indolencia de la Alcaldía de Cali, de su cuestionado Secretario de Tránsito y de los pulpos del transporte no ha generado soluciones para los reclamos de estos trabajadores del volante.

Y este martes 19 de abril, los operadores del MIO (el Transmilenio caleño) se tomaron la Avenida Segunda Norte, donde queda el Centro Administrativo Municipal, para presionar la salida de circulación de las busetas y automotores que suplen las graves fallas que en el servicio diario tiene el Masivo Integrado de Occidente, MIO.

Para miles de ciudadanos, el llamado transporte informal (antiguas busetas, carros y camperos que ascienden a zonas de ladera y barrios a los que no llegan los repartidores del MIO) son una necesidad, y el Gobierno solo plantea soluciones de fuerza para su retiro, cuando lo que se requiere es una conjunción de los diferentes modalidades del servicio.

La crisis del transporte continúa en Cali: las soluciones de los estamentos gubernamentales y de los grandes empresarios que lo usufructúan brillan por su ausencia.

La participación del arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, y la reactivación de las mesas de concertación, con la participación de trabajadores, pequeños propietarios de buses y usuarios de las comunas de la ciudad ayudaría a la búsqueda de cambios sustanciales.

viernes, 15 de mayo de 2015

EDICIÓN No. 66. A propósito del Día del Maestro. Video



Así se persigue a profesores en la Universidad Santiago de Cali, Usaca

Por Luis Alfonso Mena S.
Hoy, en el llamado Día del Maestro, recordamos la larga lista de profesores perseguidos y despedidos en 2014, sin justa causa, por el solo hecho de ser críticos frente a la dictadura instaurada en la dirección de la Universidad Santiago de Cali, Usaca.

Es una lista parcial, publicada en el periódico PARÉNTESIS impreso No. 18, de septiembre-octubre de 2014, cuyo facsímil reproducimos.

En esta universidad no solo echan docentes de alta formación académica y profesional, sino que se les persigue y estigmatiza.

No solo se viola el derecho al trabajo, sino que se amordaza la libertad de cátedra y de expresión, al punto de que ahora las directivas han impartido la orden, con carteles infamantes, de impedir el ingreso del profesor José Omar Salazar, violando sus derechos constitucionales y legales a la libre locomoción y vejando su dignidad de hombre de bien.

Como lo evidencia el video que circula en las redes sociales, el profesor Salazar fue sacado a la fuerza de las instalaciones de la Usaca hace algunos días sin motivo alguno.

La única explicación es que Salazar ha dado la pelea, al lado de otros profesores, contra la arbitrariedad, la persecución y la dictadura que desgobierna en la actualidad en esta Universidad caleña.

Doctores, magísteres, especialistas, docentes despedidos en la Usaca

Esta es la lista parcial de profesores despedidos por la actual rectoría en la Santiago, entre quienes se cuentan doctores, magísteres y especialistas.

Jhon Jiménez, Víctor H. Rodríguez, Humberto Amaya, Luis A. Rincón y Jaime Acuña, de la Facultad de Ingeniería.

Alberto Loaiza, Fabio H. González, Ildebrando Arévalo, Jenny Cuellar, María Patricia Rodríguez, Ana María Aparicio, José Zamudio, Henry Marulanda, Luz Stella Palacio y Omaria Hurtado de la Facultad de Educación.

Raúl Castiblanco, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

William Barona, Armando Lucumi, Lida Mancilla y Nataly Payares, de la Facultad de Ciencias Básicas.

Franco Rosero, Albeiro Pedreros, Diego Valencia, Jacinto Azcárate y Óscar Neira, de la Facultad de Salud.

Diego H. González, Galo A. Payares, José Omar Salazar, Hernando Giraldo, Carlos E. Copete, Athemay Sterling, Kruskaya Sterling, Víctor M. Hernández, y Vladimir Llanos, de la Facultad de Derecho.

Juan de Jesús Agudelo, de la Facultad de Comunicación Social.

Además de estos otros docentes: Armando Araco, Martha Sandino, Leonardo Yunda, Fabio González, Armando Zambrano, Andrés Millán, Henry Hincapié, Lucimar Bolaños, María P. Rodríguez y Luis Rincón.

Tutela en favor de docente despedido
También el profesor José Fredy Restrepo fue despedido sin razón de ninguna naturaleza, a partir del año 2015, a través de un proceso breve y sumario que iniciaron los directivos de la Usaca el 17 de diciembre, en momentos en que los docentes se hallaban en vacaciones.

En enero, cuando el profesor regresaba a iniciar el año académico 2015, fue notificado del despido, sin que se cumpliera el debido proceso.

Por esta razón, Retrepo instauró una acción de tutela, que acaba de ser fallada a su favor, y que ordena su reintegro inmediato.

Viernes 15 de mayo de 2015.

Esta es la lista de docentes despedidos por parte de la dictadura instaurada en la Universidad Santiago de Cali.

domingo, 10 de mayo de 2015

EDICIÓN No. 65. Asamblea de docentes de Cali pide revocar el mandato a directivos de Fecode

La decisión tomada el pasado 7 de mayo por el Comité Ejecutivo de Fecode generó un enérgico rechazo por parte de bases docentes en todo el país, que la catalogaron como una traición al magisterio colombiano y a su enorme movilización.

La rebelión de los maestros

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
Tras el acuerdo entre el Gobierno Nacional y la dirección de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, Fecode, se ha producido una rebelión en las bases del magisterio en varias regiones del país, que rechazan lo pactado el 7 de mayo y están convocando a la revocatoria del mandato del Comité Ejecutivo Nacional y de juntas directivas seccionales.

En Cali, el viernes 8 de mayo de 2015 se realizó una asamblea de docentes que contó con la participación de más de dos mil afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Valle, Sutev, que decidió por mayoría “Exigir la renuncia inmediata de todos y cada uno de los once miembros de la Junta Directiva del Sutev y de los quince miembros del Comité Ejecutivo de Fecode”.

Igualmente, “Revocar el mandato dado en proceso electoral sindical a la junta Directiva del Sutev y al Comité Ejecutivo de Fecode”, al mismo tiempo que “Nombrar dos delegados por cada institución educativa del Municipio de Cali, para conformar un Comité Provisional que asuma la conducción de la organización sindical del Sutev, cuya primera reunión será el próximo miércoles 13 de mayo, a las 3:00 p.m., en el auditorio del Sutev”.

Según la resolución de la asamblea de los docentes de Cali conocida por PARÉNTESIS, los maestros rechazaron “enérgicamente por entreguista y gobiernista el lesivo Acuerdo pactado con el Gobierno por la mayoría de la Junta Nacional de Fecode, el Comité Ejecutivo de Fecode, la Comisión Negociadora de Fecode, con la asesoría y el aval de la CUT Nacional”.

Los profesores llaman a mantener la unidad del magisterio, pero con nuevos directivos y con un balance a fondo de lo ocurrido. (El contenido completo de la resolución de la asamblea de los maestros de Cali se puede leer en la parte final de este artículo).

Según docentes consultados por PARÉNTESIS, las discrepancias radican, entre otros puntos, en que:

1.) Fecode terminó aceptando el incremento salarial que proponía desde el principio el Gobierno, que no es ni siquiera del 12%, como se ha dicho, sino del 10%, distribuido en los próximos cuatro años (2% en 2016, 2% en 2017; 3% en 2018 y 3% en 2019).

2.) No se avanzó en la solución de las controvertidas evaluaciones de competencias para los docentes nuevos, cobijados por el Decreto 1278 de 2002, que se calcula son más de 150.000 (aproximadamente la mitad de los afiliados a Fecode), y muchos consideran que con el Acuerdo empeoraron las condiciones al someter ahora a los maestros a más procedimientos, que incluso contemplan grabar sus clases.

3.) La dirección de Fecode no generó procedimientos democráticos para consultar a sus bases ni consideró el alto grado de movilización y de determinación de lucha demostrado por ellas. Incluso, el mismo día en que los negociadores de la Federación llegaban al acuerdo con el Gobierno, en Bogotá se concentraban miles de maestros del país y éstos fueron desconocidos a la hora de refrendar lo pactado.   

El testimonio rendido por un profesor asistente a la asamblea de Cali afirma que al delegado del Comité Ejecutivo de Fecode, Over Dorado, las base no le permitieron hablar en la reunión debido al enorme malestar de los maestros por el acuerdo, “y tuvo que salir por la puerta trasera del colegio donde estábamos y de paso los mismos docentes en masa, indignados y acalorados, pedían a gritos la renuncia del Comité Ejecutivo de Fecode...”  

En otras regiones del país se han producido pronunciamientos similares, como en Norte de Santander, Huila, Atlántico y Antioquia. Han sido profusas las voces de inconformidad vertidas a través de redes sociales con imágenes y escritos sobre las protestas contra lo pactado y la dirección de Fecode.

Los colectivos Profes Nuevos y Fuerza Nacional Magisterial, Funama, por su parte, sostuvieron sobre lo acordado: “con la falacia de que un par académico te evaluará, se dará vía libre para que se haga seguimiento en el aula a estos profes, bajo unos parámetros establecidos desde el MEN y donde además de perder la autonomía académica y profesional, los profes 1278 seremos sometidos al escarnio público de padres de familias y estudiantes, habrá que recolectar evidencias y grabar clases para enviárselas a quien sabe quién y sin saber qué respuesta te darán, una medida totalmente humillante y peor que presentar el examen de competencias”.

Respecto del incremento salarial, expresaron: “De la pírrica nivelación salarial, ni qué hablar, no se logró nada. Lo que se acordó (10%) ya la ministra lo había ofrecido antes de iniciar el paro, pues los otros dos puntos ya se habían conseguido en el parito del año pasado”.

“Nos preguntamos si tuvo sentido el paro entonces, y nos surgen preguntas: si el lunes ya se había ofrecido ese pírrico porcentaje para la nivelación y no se aceptó, ¿por qué de un momento a otro en unas cuantas horas se acepta? Y, ¿cómo entender ese bajonazo, como por entre un tobogán del 28 al 16 y para luego terminar en el 10, que no 12, en cuestión de unos cuantos días?  La respuesta aunque dura es evidente, aquí no hubo una derrota, lo que se deja ver es que hubo un acto premeditado de traición al más grande movimiento de defensa de la educación pública en décadas”, agrega el pronunciamiento de los colectivos.

Según Profes Nuevos y Funama, el camino a seguir no es dividir a Fecode, sino producir cambios a su interior: “Consideramos, por tanto, que no es conveniente llamar ni a la desafiliación masiva, ni  mucho menos a crear sindicatos paralelos, la tarea es sacar a estos señores de la comodidad en que se encuentran y que la nueva generación de maestros y maestras se tomen las instancias de representación en las distintas filiales y dentro de Fecode”.

Por lo pronto, en el país están circulando los formularios para firmar la solicitud de apertura del proceso de revocatoria de la actual dirección de Fecode que dicen:

“Los abajo firmantes frente al actuar de los actuales directivos ejecutivos de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, Fecode, preocupados por el futuro de la educación pública y la dignificación de la profesión docente; y, considerando que ellos no representan los intereses del magisterio colombiano, pues ponen en riesgo al movimiento sindical de la nación colombiana, apoyados en el artículo 76 de los estatutos federales que dicen: ‘Adoptase el plebiscito como mecanismo de participación del magisterio y la revocatoria del mandato para los dirigentes del Comité Ejecutivo y de los sindicatos filiales, que serán reglamentados por la Junta Directiva Nacional de acuerdo con los criterios establecidos en la Constitución Nacional’, solicitamos a la Junta Nacional de Fecode o en su defecto a los organismos constitucionalmente establecidos para tal fin, iniciar proceso de revocatoria del mandato para los actuales dirigentes del Comité Ejecutivo de Fecode representados por su presidente, Luis Alberto Grubert Ibarra, elegidos para el periodo sindical 2013-2017”.

Como afirmó otro de los docentes consultados para este artículo, todo indica que “Fecode hizo una lectura equivocada del movimiento” y no tuvo en cuenta el nivel de movilización que la protesta había alcanzado. “A Fecode le dio miedo enfrentar la segunda etapa del paro, pues ha caído en el llamado sindicalismo propositivo, clientelista”.

La  resolución de la asamblea de maestros de Cali

 “ASAMBLEA GENERAL MUNICIPAL DE DOCENTES DE CALI

Los docentes de Cali, afiliados a la organización sindical SUTEV, reunidos en Asamblea General el 8 de mayo, en uso de nuestro poder decisorio y

CONSIDERANDO QUE:
1. La Asamblea rechazó el carácter informativo, definido por la directiva del SUTEV, sobre el Acuerdo aprobado por la Junta Nacional de Fecode y el gobierno nacional el 7 de mayo de 2015.

2. La Asamblea rechazó la conducción de ésta por la Junta Directiva del SUTEV y por votación mayoritaria decidió tomar su propia conducción, dándole carácter deliberativo y resolutivo, en ejercicio de la democracia sindical.

3. La Asamblea designó como su moderador al compañero Rodolfo Galindo, de la IE Antonio José Camacho, quien la condujo hasta su final, ofreciendo garantías democráticas a todos los participantes.

4. La unidad del magisterio conquistada con el Paro Nacional Indefinido, fue el principio rector que definió el curso de esta Asamblea.

5. Producto del análisis, debate y propuestas, la Asamblea

RESUELVE:
1. Rechazar y condenar la política educativa neoliberal privatizadora del gobierno de Juan Manuel Santos y su ministra Gina Parody.

2. Rechazar enérgicamente por entreguista y gobiernista, el lesivo Acuerdo pactado con el gobierno por la mayoría de la Junta Nacional de Fecode, el Comité Ejecutivo de Fecode, la Comisión Negociadora de Fecode, con la asesoría y el aval de la CUT Nacional.

3. Suspender el Paro Nacional Indefinido y no realizar asamblea el próximo lunes 11 de mayo del presente año.

4. Exigir la renuncia inmediata de todos y cada uno de los once miembros de la Junta Directiva del SUTEV y de los quince miembros del Comité Ejecutivo de Fecode.

5. Revocar el mandato dado en proceso electoral sindical a la junta Directiva del SUTEV y al Comité Ejecutivo de Fecode.

6. Nombrar dos delegados por cada institución educativa del Municipio de Cali, para conformar un Comité Provisional que asuma la conducción de la organización sindical del SUTEV, cuya primera reunión será el próximo miércoles 13 de mayo, a las 3:00 P:M., en el auditorio del SUTEV.

7. Realizar una reforma inmediata de los Estatutos del SUTEV, que realmente responda a una organización sindical que practique la democracia sindical.

8. Exigir a la Junta Directiva del SUTEV y al Comité Ejecutivo de Fecode, acatar y cumplir todas las decisiones de esta Asamblea y facilitar los recursos materiales y financieros para difundir e implementar lo resuelto.

9. Fortalecer la unidad del magisterio en general y oponerse a la iniciativa de desafiliación de los sindicatos y de Fecode; fraccionados seríamos débiles. ¡Los que se tienen que ir son los directivos entreguistas, no los maestros!

10. Nombrar una Comisión redactora de este documento que contiene el mandato de la Asamblea, integrada por: Rodolfo Galindo, Pedro Nel Salcedo, Luz Marina Gómez, y Alexander Zuluaga.

Dado en Santiago de Cali, a los 8 días del mes de mayo de 2015”.

(*) Periodista independiente, director de PARÉNTESIS.